miércoles, 31 de diciembre de 2014

Arthur Sandes y el Regimiento Rifles los Verdaderos LIBERTADORES DEL PERU

Arthur Sandes - Comandante del Regimiento Rifles "Libertadores del Perú"

Sandes, Arthur (1793-1832), comandante del Regimiento Rifles en las guerras de independencia de América del Sur, nació en 1793 en Dublín, Irlanda.

Participó en la batalla de Waterloo en Bélgica. Dejó el ejército británico en 1815 y dos años más tarde se unió regimiento del coronel Federico Campbell de Cazadores (rifles). 

Esta era una unidad reclutada en Londres para el servicio en Venezuela por Luis López Méndez, representante de Bolívar. 

Los Rifles embarcaron hacia Venezuela en enero de 1818 como parte de la "Expedición de los cinco coroneles" de 800 hombres, pero resultaron prácticamente disueltos en las Indias Occidentales, antes de llegar al campo de batalla. No había barcos fácilmente disponibles y tampoco dinero para honrar las falsas promesas hechas en Londres. Ocurrieron además, enfermedades mortales, duelos, renuncias y deserciones.

Cuando su hijo Duncan (un oficial en servicio en su unidad) murió de una fiebre, el coronel Campbell había tenido suficiente. Él renunció a su cargo y regresó a Inglaterra acompañado de su segundo hijo, que había caído enfermo. 

El comandante Robert Piggot, un irlandés, asumió el mando y finalmente llegó a Angostura el 23 de julio de 1818. pero deja el ejército poco después a causa de su mala salud. 

Fue sucedido por el teniente coronel Arturo Sandes, el que comandará el regimiento Rifles en todo el resto de la guerra independentista.

Los Rifles lucharon con bravura en todos los teatros de operaciones. La columna vertebral de los británicos y los irlandeses se mantuvo constante y se aseguró su continuidad. 

El Regimiento Rifles, fue la más destacada y eficaz unidad militar del ejército de Bolívar. 

Después de su servicio en los llanos venezolanos durante el primer semestre de 1819, los Rifles fueron parte de la fuerza expedicionaria que en los llanos y los Andes obteniendo la liberación de la zona central de Colombia. 

El Regimiento estuvo presente en Gameza donde Sandes fue herido dos veces y en Boyacá donde logró una gran victoria sobre la artillería española.

Poco después de esta batalla, estalló una epidemia en el ejército independentista. El Teniente Coronel Sandes cayó gravemente enfermo pero afortunadamente logró recuperarse.

Durante 1820 y 1821, Sandes llevó su Regimiento en operaciones continuadas en el norte de Colombia y Venezuela. 

Se distinguió en las batallas de Ciénaga (10 noviembre 1820) y Carabobo (24 de junio 1821). Por desgracia, el clima resultó ser más letal que los realistas y el regimiento se redujo considerablemente en número por una epidemia que estalló en la provincia de Santa Marta, en octubre 1821. 

Los Rifles fueron al sur y lucharon contra los españoles en 07 de abril 1822 en un lugar llamado Bomboná, una batalla que fue uno de los mejores momentos de la unidad. En este hecho de armas, los rifles flanquearon las posiciones realistas y después de una carga feroz de bayoneta los obligaron a retirarse del campo. 

Después de la batalla, Bolivar recompensó a los Rifles 'y entre las promociones estruvo el ascenso de Sandes de teniente coronel a coronel. También el Regimiento fue rebautizado 'Rifles de Bomboná, primero de la Guardia "y todos sus miembros fueron galardonados con la ' Orden de los Libertadores", una de las pocas ocasiones durante la guerra en la que se otorgó esta condecoración a una unidad completa. 

Arthur Sandes, ya de 29 años de edad, había ascendido de capitán a coronel en sólo cuatro años, una mejora meteórica.

Después de Bomboná, Sandes y los Rifles participaron en la represión de la rebelión liderada por Benito Boves en Pasto y jugaron un papel clave en las batallas de Taindala y Yacuanquer en diciembre de 1822. 

En marzo y abril de 1823, el regimiento fue enviado a Perú como parte de la fuerza expedicionaria independentista dirigida por el general Sucre.

Practicamente fue Sandes y el regimiento Rifles los que materializaron la victoria final sobre los realistas.

Su momento de gloria llegó en Corpahuayco el 3 de diciembre de 1824. Como parte de las operaciones que llevaron a la decisiva batalla de Ayacucho, el ejército realista y el ejército independentista estaban realizando contínuas maniobras.

Los realistas atacaron la retaguardia, cuando las fuerzas de Sucre estaban cruzando un río. La peor parte del asalto cayó sobre los rifles que opusieron una tenaz resistencia. 

Con fuerza y en inferioridad numérica, el Regimiento logró detener el avance de los realistas el tiempo suficiente como para permitir que el grueso del ejército independentista logre escapar. 

Este gran sacrificio del Regimiento Rifles significó la muerte de 200 de sus miembros, incluyendo al mayor Thomas Duckbury, el segundo al mando. Otros 500 resultaron gravemente heridos, capturados o desaparecieron en acción. 

Sandes y los británicos del glorioso Regimiento Rifles salvaron la vida de Sucre y del resto del ejército independentista que integraban venezolanos, colombianos, peruanos y de otras nacionalidades de sudamérica.

No habría habido ninguna victoria en Ayacucho el 09 de diciembre 1824, 3 dias después de Corpahuayco, si no hubiera sido por la valentía y destreza de los Rifles.

Como un homenaje a su demostrada valentía durante la campaña, Sandes fue ascendido a general de brigada y el Regimiento Rifles recibió el título de 'Libertadores del Perú'.

Sandes se quedó en Perú como parte de la guarnición de la Gran Colombia, siendo posteriormente expulsado del país en enero de 1827, cuando Lima derrocó al gobierno pro-bolivariano y se deshizo de sus tropas. 

Fue nombrado Comandante General de Guayaquil en diciembre y en 1828 luchó en la guerra entre Perú y la Gran Colombia. Después de organizar la defensa del puerto, Sandes dirigió una de las dos divisiones grancolombianas en la batalla de Portete de Tarqui el 27 de febrero de 1829, donde obtuvo la victoria que decidió el resultado de la guerra.

Habiéndose restaurado la paz, Sandes fue nombrado Gobernador del Departamento del Azuay y se estableció en Cuenca. Murió en esta ciudad el 6 de septiembre 1832 y fue enterrado en un convento carmelita. 

La Batalla de Corpahuayco ha permanecido siempre oculta, en vez de ser la más resaltada en la campaña de independencia de Perú.

Perú está en deuda con Arthur Sandes y con el Regimiento Rifles verdaderos actores de la independencia peruana.

Los realistas tenían la victoria asegurada en Ayacucho, pero quedaron con serios problemas de desabastecimiento de municiones, y sus tropas, formadas por indigenas, estaban totalmente carentes de alimentos y agua. Por su lado, los independentistas habían perdido la élite de su ejército. Por esta razón, según historiador español, ambos bandos llegaron a un preacuerdo en momentos previos a Ayacucho, donde se desarrolló solo una ficción de batalla.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Boliviamar - Mal Terminal Después de 22 Años


En el año 1992, Perú y Bolivia celebraron los convenios de IIo, y en el 2010, un protocolo complementario a dichos convenios. 

Según los convenios de Ilo de 1992, Perú ofrece a Bolivia: 

a- una zona franca Industrial en Ilo, de 163,5 has, por 50 años 

b- una zona franca turística de playa en Ilo, denominada Boliviamar, por 99 años. 

El 19 de octubre del 2010 se establece un protocolo complementario y ampliatorio a los convenios de Ilo, el que incluye: 

a- La zona franca Industrial a favor de Bolivia se transforma en una zona franca industrial y económica especial (zofie), manteniendo invariable su ubicación, así como su extensión de 163,5 hectáreas; 

b- La zona franca turística (ZFT) pasa a denominarse Marbolivia, con una extensión que es objeto de ampliación hasta alcanzar un total de 358,8 has. 

c- ambas zonas francas son concedidas por un plazo de 99 años computables a partir de la fecha de la entrada en ejecución del Protocolo. 

Asimismo, con el Intercambio de Notas del 1° de octubre del 2012 se perfeccionaron los acuerdos anteriores con la finalidad de preservar la soberanía peruana en sus mares, sin perjuicio de los beneficios comerciales otorgados a Bolivia. 

Así, se ha establecido que el derecho de navegación en aguas jurisdiccionales peruanas por buques de la armada boliviana se realizará de conformidad con lo dispuesto por la Constitución Política del Perú. 

De este modo, los navíos de dicha armada quedarán sujetos al mismo tratamiento que otorga el ordenamiento jurídico peruano a cualquier barco de bandera extranjera. 

Igualmente, en IIo se establecería la Escuela Nacional de Marina Mercante “Almirante Miguel Grau” que contará con un anexo destinado a la capacitación de cadetes navales y/o mercantes de la Armada boliviana. Esta sede se regirá por las leyes peruanas y estará bajo la dirección de oficiales de la Marina de Guerra del Perú. En ella, la capacitación que recibirán los cadetes bolivianos será sólo en materia de navegación marítima. 

Los documentos de este convenio Perú Bolivia están pendientes de aprobación por el pleno del congreso peruano. 

Cabe señalar que la actual actitud conflictiva y hostil del presidente boliviano para con Perú, es posible que detenga y ponga en rigurosa evaluación este convenio y sus protocolos; se trata de evitar posibles conflictos futuros que puedan ser generados por un Gobierno extranjero problemático ya con ciertos derechos sobre territorio peruano. 

En todo caso, Boliviamar es un concepto que Bolivia podría acordar con Chile para aplicarlo en lo que fuera su territorio hasta 1879, en vez de estar reclamando una soberanía que nunca tendrá.

viernes, 12 de diciembre de 2014

LO QUE QUEDO DEL BAP HUASCAR al concluir el Combate de Angamos - 8 de octubre 1879

BAP HUASCAR - réplica del pequeño blindado peruano

¿Cómo era el HUASCAR? veamos la descripción del historiador chileno Benjamín Vicuña Mackena: "Las frecuentes, atrevidas y sobre todo impunes excursiones del "Huáscar" en las costas de Chile comenzaban a producir en el ánimo del país un sentimiento de rubor parecido al de la estupefacción, y en el cerebro de sus mandatarios una emoción semejante al vértigo. Era imposible someterse por más largo tiempo a aquella perenne vergüenza y soportar que un buque mal marinero y tres veces menos guerrero que cualquiera de nuestros blindados, viniese a manera de capricho o de mofa a retarnos en nuestros propios puertos".

En el Combate de Angamos, durante la Guerra del Guano y el Salitre de 1879 entre Chile y Perú, toda la escuadra chilena, muy moderna y potente, tuvo que ser reunida para enfrentar a un pequeño barco de guerra de Perú, el HUASCAR.

El HUASCAR cercado no se rindió y dió batalla hasta que quedó totalmente destruído, momento en el cual se dispuso su hundimiento, acción frustrada por la llegada de chilenos.


Lo que quedó del HUASCAR a la vista de los que lo abordaron al término del combate:


-Galvarino Riveros Cárdenas, comandante en jefe de la escuadra chilena, el día del combate naval de Angamos. 

“Huáscar hecho pedazos. Miguel Grau murió en combate. La tripulación del blindado peruano resistió heroicamente”. 


Z. Freire, corresponsal del diario "El Mercurio" en el reporte a su sede en Santiago de Chile. 

“Pintar la escena de desolación y carnicería que ofrecía la cubierta y el entrepuente del Huáscar al finalizar su resistencia es tarea más difícil que suponerla. La cubierta era invadida por los heridos a quienes se traía arriba con objeto de sacarlos de la atmósfera pesada y cargada de humo que abajo se repiraba. Lo que una vez fueron cámaras, salones y camarotes, eran ahora un hacinamiento de madera trozada, ropa despedazada, miembros humanos, sangre y cascos de granadas en horrible confusión; los pasillos de la torre estaban sembrados con los restos de marineros muertos en ella o manejando las cigüenas con que se le hace girar, y por cualquier parte del buque o donde se volviera la vista no se presentaban sino ejemplos de los efectos increíbles producidos por la explosión de las granadas Palliser de los blindados”. 


Teniente Teodoro B. Mason del USS "Pensacola" que participó en la inspección al Huáscar luego del combate naval de Angamos. 

“Prácticamente no había una yarda cuadrada de las partes altas del Huáscar que no hubiera sido alcanzado por alguna clase de proyectil. Sus torres estaban casi destruidas, sus botes idos, […]. Abajo la escena era mucho más terrible. En todas partes había muerte y destrucción causada por los enormes proyectiles enemigos. Dieciocho cuerpos fueron retirados de la cabina y la torre estaba repleta con los restos de dos grupos de artilleros”. 


Edwin B. Penton, británico, tripulante del "Almirante Cochrane", uno de los encargados de llevar el buque peruano a Valparaíso luego del combate naval de Angamos.

“Lo primero que vieron nuestros ojos fueron trozos de cubierta, pedazos de madera, hierro, proyectiles rotos y numerosos artículos, todos mezclados con los cuerpos de los muertos, los moribundos y los heridos […] algunos sin cabeza, otros sin brazo, otros sin pierna y algunos sólo troncos, algunos con sus ropas quemadas, otros con los botones de sus chaquetas desprendidos, quemados por efecto de los proyectiles. Este desagradable espectáculo era igualmente malo tanto abajo como en la cubierta, cuerpos que yacían a montones, encima, a lo largo y cruzados uno con el otro entre los escombros, tal como cayeron. En un grupo al extremo posterior de la nave yacían siete hombres formando un montículo, quienes habían sido muertos por efecto de una granada explosiva que había atravesado la nave. Estos hombres estaban atendiendo la rueda de manejo del barco. El hombre de encima no tenía cabeza. A cualquier parte que íbamos, en cubierta, abajo, en la torre, en el cuarto de máquinas y en todas partes, encontramos cadáveres que habían caído en diferentes actitudes, un horror de describir. Aparte de los heridos, en la parte más alta, yacía un hombre muerto al que bajamos y que había sido acribillado mientras que atendía los titraelleurs, no obstante esa parte estaba protegida en su alrededor por placas de hierro. Estas visiones tremendas superan toda descripción”.  (Datos: Wikiquotes)


ESTA ES LA RELACION DE LA HEROICA TRIPULACION DEL BAP HUASCAR

Tripulación del HUASCAR el 08 de Octubre de 1879

Estado Mayor 

Contralmirante AP Miguel Grau Seminario 
Capitán de Fragata AP Manuel Melitón Carvajal Ambulodegui 
Sargento Mayor AP José M. Ugarteche. 

Oficiales de Guerra 

Capitán de Corbeta AP Elías Aguirre Romero 
Teniente Primero AP Diego Ferré 
Teniente Primero AP José Melitón Rodríguez 
Teniente Primero AP Pedro Gárezon 
Teniente Segundo AP Enrique Sixto Palacios Mendiburu 
Teniente Segundo AP Gervasio Santillana 
Teniente Segundo AP Fermín Diez Canseco Coloma 
Alférez de Fragata AP Ricardo Herrera 
Capitán de Infantería AP Mariano Bustamante 
Capitán AP Manuel Arellano. 

Oficiales Mayores 

Cirujano Mayor Santiago Távara 
Cirujano de 1ª. Clase Felipe M. Rotalde 
Contador Juan Alfaro

Practicante de Medicina José I. Canales. 

Alumnos Aspirante de Marina Carlos B. Tizón 
Aspirante de Marina Federico Sotomayor 
Aspirante de Marina Manuel Elías Bonnemaison 
Aspirante de Marina Conrado Villavisencio 
Aspirante de Marina Manuel Villar 
Aspirante de Marina Domingo Valle Riestra 
Aspirante de Marina Daniel S. Rivera 
Aspirante de Marina Brener E. Bueno. 

Maquinistas 

Primero Tomás Juan Wilkins, 
Segundo Tomás W. Hughes, 
Tercero Ricardo Trennemann, 
Cuarto Henry Lewer, Ernesto Molina, Archibald Mac Callum, 
Ayudante de Máquina Augusto Matheus. 

Oficiales de Mar 
Primer Contramaestre Nicolás Dueñas, 
Primer Condestable Charles Mc Carthy, 
Primer Condestable Williams Leonard, 
Segundo Condestable José Celedón, Buzo José Hilario Morales, 
Primer Guardián Tiburcio Ríos, 
Primer Guardián Federico Noguera, 
Primer Guardián Andrés Romano, 
Segundo Guardián Francisco Sena, 
Primer Carpintero Luis Landa, 
Segundo Carpintero Ignacio Martínez, 
Segundo Carpintero Etesse Yebes, 
Primer Calafate José del Carmen Gómez, Herrero Williams Michel, 
Maestro de Víveres Manuel Mejía, 
Despensero Rafael Hurtado, 
Cocinero de Segunda Cámara José Salas, 
Cocinero de Equipaje Eduardo Ford, 
Mayordomo de Segunda Cámara Manuel Pineda, 
Bocafragua Ramón Tejeda, 
Cabo de Luces Andrés Riglos, 
Farmacéutico José Flórez. 

Artilleros Contratados James Anderson, Jorge Mathison, Robert Rundle, Francisco M. Maze, Alfredo Strund, Atanasio Bayosopolos, Manuel Georgiades, Williams Burns, John Grand, Manuel Panay, Eduardo Price, George Harris, Albert Avenell, Eduardo Perry, Michel Murphy, Henri Otto, John Baker, Daniel Mc Carthy, John Devine, George Smith, James Dobins, Federico Meiggs, Charles Bex, John Dunnet, Alberto Huerta, Samuel Varnisch. 

 Artilleros 

Atanacio Catojeras, Tomás Proaño, José Gómez, Francisco Spiel, José del Carmen Hernández, Julio Felippe, Julio Pablo, John Henry Hill, John Price, Enrique Verguesse, Álvaro Trelles, Gregorio Cabezudo, John Lumby, James Ward, Eleodor Dávila, Algel Quesquén, Henry Smith, Tomás Salazar, Faustino Colán, Juan Chunga. 

Marineros 

Aniceto Rivas, Pedro Unánue, Máximo Rentería, Nicolás Bonilla, José Suárez, Santos Beltrán, Pedro Rodríguez, José Velásquez, Aparicio Robles, Juan Manuel Cruz, Mercedes Carrasco, José Félix Torres, Andrés Araujo, Jacinto Medina, Manuel Maldonado, Tomás Esteves, Mariano Portales, Lorenzo Villarosa, Feliciano Gonzáles, Tomás Godos, Anselmo Cambas, José Aniceto, Manuel Piminchumo, Francisco Cáceres, Ventura Díaz, Nicolás Pérez, Alcides Gutiérrez, José Valdivia, Juan García, Manuel Ucañan, Juan Aguirre, José Calvo, Williams Mc Carthy. 

Grumetes 

Francisco Aguilar, Dámaso León, Arturo Masías, Alberto Medina, Miguel Valcárcel, Basilio Rocavado, José Mantilla, Manuel Fianco, Williams Norris, Saturnino Mejía, José S. Contreras, Juan Sifuentes, Lizardo Eizaguirre, Francisco Arciniega. 

Cabos de Fogoneros 

James Mc Carthy, John Johnson, Adolfo Mayer, Charles Stevenson, John Richardson. 

Fogoneros 

Alexandre Monroe, Eduardo Graham, Gregorio Alzamora, Ramón Galicia, Carmen Vásquez, Tomás Furton, Lino Urias, Andrés Mc Call, Isidro Alcibar, Manuel Verdesoto, Joseph Chambers, John Donovan, Apolinario Salazar, Bruno Gómez, John Caley, Manuel Balvino, José Guerra, George Williamson, John Boom. 

Carboneros 

Alexandre Flenton, José Morales, Toribio Astudillo, Juan Dávila, Nieves Espinoza, Cipriano Gómez, Williams Martín, José Vallesillas, Gabino Noé, Manuel Huamanchumo. 

Columna Constitución 

Soldados: Segundo Calderón, Basilio Chávez, José Menchola, Quiterio Gallardo, José Cortéz, Juan Chunga, Modesto Ruidias, Clemente Luna, José Estrada, José Rivera, Juan Villareal, Vicente Jiménez, Isidro Orué, Manuel Águila, Isidro Quiroz, Eusebio Gómez, Darío San Jinez. 

Batallón Ayacucho Nº 3 

Sargento Primero Francisco Retes, Sargento Segundo Miguel Salazar, Sargento Segundo Apolinario Galiano, Sargento Segundo Silverio Chuquiconsa, Cabo Primero Justo Payva, Cabo Primero Manuel López, Cabo Segundo José M. Estéban, Cabo Segundo Anacleto Alarcón, Cabo Segundo Fidel Calvo, Corneta José Vargas, Tambor Agustín Salas, Soldados: Mariano Unga, Fidel Talavera, Pedro Zevallos, Benito Fernández, Hipólito Beltrán, Guillermo Barrios, José Calderón, Celestino Valdivia, Tomás Flores, Mariano Zegarra, Pablo Soto, Mariano Vilcahuamán, Manuel Borja, Víctor Vargas, Ambrosio Fernández, Narciso Castillo, Francisco Gutiérrez y Faustino Falconí.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Británicos del BATALLON RIFLES Autores de la Independencia de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia

Batallón Rifles - Voluntarios Británicos

El Batallón Rifles fue una unidad militar integrada por voluntarios de la Gran Bretaña, que fueron actores y autores principales del proceso de independencia de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

La participación decisiva de los británicos de este prestigiado batallón, en las batallas durante el proceso de emancipación de España, fue increíblemente menospreciada y mantenida oculta por Bolivar y los actores venezolanos y grancolombianos a quienes sirvieron y facilitaron los lauros de los que ahora gozan.

La unidad formó parte de la "Legión británica" que combatió al servicio de Bolívar, y le dió la victoria.

El Batallón Rifles fue creado el 13 de agosto de 1818 con los rifleros británicos al mando de Robert Piggot. 

El número de combatientes británicos fue creciendo gradualmente:

-El 19 de abril de 1819 se le unió otro contingente británico al mando de Arthur Sandes. 

-Trasladado al Apure se le reúne otro contingente británico más, al mando del coronel Campbell. 

-Posteriormente suma otra plantilla de oficiales británicos al mando de MacDonald. 

-Otro nuevo contingente de tiradores británicos al mando de Johann von Uslar se unen al batallón para abrir la campaña de Nueva Granada de 1819. 

La unidad participa en las batallas de Gameza, Pantano de Vargas y Boyacá, donde su primera compañía toma prisionero al brigadier José María Barreiro. 

En Santa Fe de Bogotá estaba al mando de Sandes, y formado por ocho compañías cuyos comandantes eran 1º Ramírez, 2º Wrigth, 3º Duxbury, 4º Philam, 5 °Fatherstonetaugh, 6ºLoedell, 7º Mogassi, 8º Romero. 

Luego se trasladó a combatir a Santa Marta, Rio Hacha y Maracaibo, sufriendo muchas bajas en su lucha contra las guerrillas de indios Guajiros. 

Participó en las decisivas campañas de Carabobo y Puerto Cabello. 

En 1822 el Batallón Rifles es seleccionado por Bolivar para actuar en las Campañas del Sur y se traslada a combatir en Popayán. 

El 7 de abril tiene una participación destacada en la batalla de Bomboná. Continua combatiendo en la insurrección de Pasto. 

El batallón se traslada luego via Quito a Guayaquil donde embarca al Perú el 12 de abril de 1823 con diez compañías

Participa en las campañas de Junín y Ayacucho y en la batalla de Corpahuaico tuvo su acción más destacada, a costa de su sacrificio, muriendo la mitad de los hombres de su batallón, entre ellos sable en mano el mayor Duxbury.

Su jefe Arthur Sandes fue ascendido a brigadier general. 

El 9 de diciembre, en la batalla de Ayacucho, los restos del batallón quedaron en reserva, empleándose cada compañía según se iba precisando su refuerzo en el combate. 

Sigue su camino al Cuzco, La Paz y finalmente Arequipa donde queda acantonado todo el año, reconstituyendo seis compañías. 

Se embarca al Callao en septiembre de 1826, sublevándose allí en 1827. 

Finalmente se traslada a Guayaquil donde en 1828 queda al mando de William Harris, pero como un cuerpo insubordinado, y padeciendo una importante deserción que deja el batallón con 350 plazas. 

El batallón es rehabilitado durante la guerra entre la Gran Colombia y Perú, y termina participando en la batalla del Portete de Tarqui, el 27 de febrero de 1829, destacando en esa batalla su capitán George Lack. 

Tarqui fue el último campo de batalla del Rifles original, con voluntarios británicos, donde desapareció totalmente. 

Solo a partir de este momento el Batallón Rifles fue completamente integrado con personal venezolano remanente, saliendo en dirección a Popayán una nueva unidad completamente venezolana. 

 En 1830 el batallón es disuelto en San Carlos quemando su oficialidad las banderas laureadas de Bomboná y Ayacucho. 

Divisa de este cuerpo legendario: "El primero en el combate, el último en el cuartel". (datos: Wikipedia)

¡HONOR Y RECONOCIMIENTO A LOS COMBATIENTES BRITANICOS DEL BATALLON RIFLES!

¡AGRADECIMIENTO DEL PERU A LOS BRITANICOS DEL BATALLON RIFLES AUTORES DE SU INDEPENDENCIA!

Libro Recomendado: "LA MUERTE DE LOS TRECE BOMBEROS" de Dante Romero Siña

"En un país de América del Sur, en el año de 1881; el mundo se paralizó, por la horrible muerte de trece bomberos italianos, quien...